Browse By

Vamos a menos, por Carlos Bueno

Por Carlos Bueno

El montaje de una tramada menos del cadafal de la Placeta del Carbó es un síntoma inequívoco de que la situación es muy preocupante. No querer verlo y quedarse de brazos cruzados sería el peor error que podríamos cometer quienes amamos la Setmana de Bous.

Por primera vez en la historia una peña redujo de forma considerable su aforo. Recuerdo haber visto fotos de ese mismo cadafal con dos plantas de altura: el graderío habitual y un primer piso sobre él. Lo construyó entonces la ‘Verdolaga’, con Tomás Pla de maquinador al frente. Ahora, con la galopante crisis como justificación, la ‘Moatros’ decidió cambiar la fisonomía de la plaza disminuyendo siete filas de tendido. No levantar esa última parte del cadafal les suponía un ahorro económico considerable, y visto que la venta de abonos era paupérrima los peñistas tomaron la decisión. Probablemente estaban en su derecho de hacerlo, no es el cometido de este artículo pretender enjuiciar el hecho, sino buscar las causas que han provocado tal circunstancia para encontrar posibles soluciones.

Hasta no hace tanto tiempo, convertirse en cadafalero suponía haber pasado unas etapas muy definidas. Primero se iba a los toros con los padres, hasta que a uno le dejaban ir con otros niños al ‘Quiebro’, ahora ‘Tinc Son’. Luego, con la edad, se pasaba a una peña “joven” de grada con los amigos. El anhelo de todos era que la ubicación de su localidad estuviese cada año en una fila más alta hasta llegar a la cumbre: “hacer palco”, eso era lo máximo. Los del palco sentían los colores de su peña como si de su equipo se tratase, y vociferaban su nombre animando al resto de abonados a corearlo con ellos. El único reto que le quedaba a la gente del palco era hacerse cadafaleros.

Ahora, esos pasos previos se han “medio perdido”. La grada ha dado paso al asiento de banco y los palcos han desaparecido. Rara vez se gritan los nombres las peñas, y lo más importante no es pasarlo bien en la plaza sino en las casetas. El abonado ha pasado de conformarse en beber de la garrafa la bebida que cada día “tocaba” a exigir barra libre con una amplia variedad de bebidas. El parque se ha convertido en un gigantesco comedor donde por la noche cenan todos y a mediodía comen demasiados. Lo comenzaron a ofertar hace unos años algunas peñas y el resto se vieron arrastradas a hacerlo.

Con tal panorama el chollo es ser abonado y no cadafalero, una figura que ha perdido derechos y privilegios para ir adquiriendo cada vez mayores obligaciones y servidumbre. El abonado no se arriesga a las más que probables pérdidas económicas, no tiene que trabajar en el montaje de la plaza, ni de la caseta, ni se preocupa de la intendencia, ni de preparar comidas, ni mesas, ni de limpiar... sólo tiene que acudir al parque, sentarte y esperar a ser servido. Si a todo esto le sumamos que en los revueltos tiempos actuales, de crisis creciente y billete menguante, permitirse el capricho de ir a los toros es caro, el resultado es que ser cadafalero ya no tiene el atractivo necesario y suficiente para que aparezcan nuevas peñas que renueven el panorama taurino de Algemesí.

En los últimos años esta singular y extraordinaria fiesta ha sufrido muchos cambios, y muy probablemente no todos fueron los más oportunos. Es el momento clave para dejar de mirarse el ombligo y comenzar a trabajar duro por la mejora y el abaratamiento de la Setmana de Bous, si es que queremos que perdure. Porque... ¿qué pasaría si un año dos o tres peñas se hartaran de “palmar” pasta y decidieran convertirse en abonados? ¿Se podría organizar la feria con tres o cuatro cadafales menos?

5 thoughts on “Vamos a menos, por Carlos Bueno”

  1. iopiop says:

    El gran problema que observo en la fiesta a parte de que en un par de años ( o este mismo)no habrá 29 pujas en subasta, es que la gente sin sacarse abono tiene opción de estar dentro de ella, ya que puede comer o cenar en cualquier bar del parque o de la calle san jose y pasarse luego la tarde en algun bar de la calle montaña o calle moli y estar mas o menos en la fiesta y por la noche siempre se puede pasar por el parque que una caseta u otra le invitarán a tomar algo.
    Si el acceso al recinto de la casetas fuera privado solo para abonados, y la gente de fuera tuviera que pagar algo mas que 5 euros simbolicos para entrar, la persona que al final de la semana no ha podido disfrutar de ella al no ser abonada el siguiente año se pensaría sacarse un abono en la plaza.
    Para ello a lo mejor seria necesario el recinto ferial porque el parque sería imposible cerrarlo pero a lo mejor es la solución.

  2. ex-alguacilillo says:

    Cuanta razón, tienes Carlos. Leyendo lo del palco recuerdo cuando era un crío e iba con Sergio a la Gamba y te veíamos en el palco imitando a GURRUCHAGA.
    Hoy en día hemos FULMINADO la cantera, i aço s’acaba!. Muchos estarán tranquilos por las palabras de su ilustrisimo SR. alcalde: L’ANY QUE VE HI HAURAN BOUS I L’ALTRE I L’ALTRE. Pero yo he estado 2 años en la comisión y cuando cambio el partido político todos pensamos que nos ayudarían puedo decir QUE EL AYUNTAMIENTO DE ALGEMESI CONTINUA sin involucrarse para poder solucionar este desaguisado.
    Este es el segundo año que me planteo ir de ABONADO, creo que a la tercera va la vencida.
    DEBEMOS EVOLUCIONAR .

  3. p_manamana says:

    Para la última subasta de cadafals se bajo un escalón, se redujo el importe de para entrar a subasta pasando de 6.000 a 4.000 euros, también se redujeron el precio de las alzas de los cadafals.
    Si queremos que la fiesta siga lo que creo que tendremos que hacer es bajar un par de escalones más, para que un abono quede a un precio asequible y se pueda llenar la plaza, si para ello tenemos que descansar un par de días y que no hayan espectaculos pues, descansaremos.

  4. Toni Trull says:

    Estoy totalmente deacuerdo con Carlos Bueno.
    Deberíamos echar la vista atrás y darnos cuenta de que era ser cadafalero. Ya no existe ninguna diferencia positiva entre abonado y cadafalero.
    Como cadafalero puedo decir que la actual situación irá arrastrando a más de una peña a cortarse la coleta, de hecho esta semana se oían ya voces de que de tres a cuatro peñas actuales no tenían intención de presentarse en la próxima subhasta.
    Busquemos soluciones entre todos.

  5. Joan says:

    Segurament tot això s’acabe perdent, perque senzillament hem passat de festa a burrera… clar exemple es veu reflexat al debat social que es genera al voltant de les becerrades… on jo sí que crec que deuríem parar-nos un poc a pensar, cap a òn va tot açò, com ve està plantejant Carlos… el poble està desencantant-se i la xiquilleria està bé, però tot no pot quedar-se en això…

Comments are closed.