Browse By

Sergio Flores da la única vuelta en un tedioso inicio de la Feria, en Sur.es

Juan Ortega muestra detalles de su torería, Adolfo Ramos no cuaja a un buen novillo y Manuel Rodríguez pasa de puntillas Publicado en SUR.es | 12-08-2011

Con tedio y algunos detalles, pocos, sueltos. Así comenzó ayer la 2011, con una novillada picada en la que se lidiaron ocho novillos de dos hierros distintos y que prolongó el festejo durante tres horas y media.

En medio del sopor general, destacó Sergio Flores en la tarde de su reaparición tras la grave jornada sufrida hace apenas veinticinco días en Madrid. El novillero mexicano dio una vuelta al rueda en el segundo de su lote tras una faena -brindada a una niña de seis años Paola, seguidora suya- donde sobresalió una tanda con la derecha en la que hubo temple, ligazón y mano baja. Estuvo muy firme ante el burel. Mató de pinchazo sin soltar y estocada ligeramente desprendida lo que hizo aflorar los pañuelos en los tendidos, aunque de manera insuficiente.

En su primero, un noble pero blando y soso animal que no transmitía nada, tuvo que aplicar una faena de enfermería siempre a media altura para evitar que el novillo cayera al suelo. Fue un trasteo sin emoción donde lo más destacado fue la buena estocada que propinó a 'Jinete'.

El melillense, aunque formado en la escuela taurina de Málaga, Adolfo Ramos tuvo como primer oponente un novillo manejable de La Quinta al que cuajó una faena de altibajos, donde destacaron algunos muletazos de buen trazo con ambas manos y las trincherillas finales. En una de ellas, tras perderle la cara al toro fue arrollado sin consecuencias. Mató de pinchazo y bajonazo.

Buenas posibilidades también ofreció 'Mayoral', el sexto de la tarde con el hierro de Julio de la Puerta, sin embargo Ramos no se acopló a la embestida y dejó ir una extraordinaria oportunidad para el triunfo. Fue un trasteo iniciado por alto con pases a pies juntos, pero que después fue muy irregular. En su epílogo instrumentó cuatro manoletinas ajustadas. Mató mal con una estocada que hizo guardia y una casi entera.

No se justifica

Manuel Rodríguez entró en la cartelería tras iniciar una huelga de hambre al haberse quedado fuera del abono. La mediación de la Diputación y la buena predisposición de la empresa que gestiona La Malagueta le permitió actuar en el coso del Paseo de Reding. Se le vio con ganas -no perdonó ni un quite- pero también con mucha celeridad a la hora de estar en la cara del novillo, sin confianza ni recursos y con carencias, quizás achacables a su inactividad. Sea como fuere no justificó en el ruedo su inclusión en el festejo.

En ambos novillos estuvo a punto de escuchar los tres avisos y la consecuente devolución a los corrales. Falló reiteradamente con los aceros. A su primero le instrumentó una faena sin apreturas y aliviándose, siempre a media altura y sin reposo. Características que volvieron a repetirse en el séptimo.

Juan Ortega es uno de esos toreros llamados de arte y lo demostró dejando detalles de su pinturería, sobre todo, con el capote. Al cuarto y al octavo del festejo los recibió con un ramillete de verónicas y una media con sabor y gusto.

Pero poco más. Su primero fue un oponente que se orientó pronto y buscaba al novillero, quien no se amilanó y estuvo firme en la cara del animal. Mató tras dos pinchazos y una estocada casi entera. En el último solo dejó destellos de su temple y, en el aficionado, las ganas de volverle a ver. Mató mal.

LA CORRIDA

Incidencias. Primera de abono. Un tercio de entrada. Saludaron tras parear al sexto novillo Niño de la Vaca y Niño de Santa Rita. El banderillero Jesús Robledo, de la cuadrilla de Flores, hizo un providencial quite a Jorge Escribano, a las órdenes de Ortega, cuando el toro le apretó en banderillas en el último de la noche. El banderillero José Manuel Fuentes fue atendido en la enfermería de un pequeño puntazo en el muslo izquierdo al apuntillar al tercero, aunque pudo continuar la lidia. Al concluir el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del matador malagueño Manolo Segura y del crítico taurino Joaquín Jesús Gordillo, fallecidos recientemente.
Lugar. Plaza de toros de La Malagueta.
Ganadería. Seis novillos de La Quinta de escasa presentación y juego desigual, destacando, por su nobleza, el segundo. Dos novillos de Julio de la Puerta con más cuajo y manejables lidiados en sexto-con clase- y séptimo lugar.
Toreros. Sergio Flores (blanco y oro): ovación y vuelta tras petición minoritaria; Adolfo Ramos (grosella y oro): ovación tras aviso y silencio tras dos avisos; Manuel Rodríguez (blanco y plata): silencio tras dos avisos y silencio tras dos avisos; Juan Ortega (marfil y azabache): ovación tras aviso y silencio tras aviso.