Browse By

Oficio, valor y capacidad, en Mundotoro

Publicado en Mundotoro | JOSÉ MIGUEL ARRUEGO

Madrid (España). El oficio de Fernando Adrián, el novillero más hecho de este certamen, la ilusionante proyección del debutante Juan Leal, cuyo valor seco le hizo abrirse un hueco en la final, y la entonada presentación con picadores de César Valencia, que hizo gala de una solvente capacidad técnica, han sido las notas mas destacadas de la ultima novillada clasificatoria del certamen de promoción celebrado este mes en Las Ventas. De la seria novillada de La Guadamilla, primero y sexto emergieron del conjunto mientras la calidad del cuarto quedó camuflada por su evidente endeblez.

Con hasta cinco faroles de rodillas saludo Adrián al que abrió plaza, novillo con trapío y presencia que se movió con son y aunque sin acabar de humillar tuvo profundidad en su embestida. El madrileño evidenció soltura y oficio en una labor de novillero cuajado. Brilló especialmente con la mano derecha. Se metió entre los pitones para coronar una obra a la que la espada dejo sin premio. El cuarto tuvo tanta calidad como precaria fortaleza y aunque Adrián lo empujó para delante con acierto a media altura ni el público ni después el jurado se lo tuvieron en cuenta.

Se presentó en Madrid Juan Leal con un novillo cuajado y reservón que se afligió tan pronto como se sintió podido. El novillero de Arles lo condujo con mando y sometimiento muy por abajo, y se metió entre los pitones, con mucha verdad, cuando el animal se aferró al piso. Volvió a demostrar en el quinto que es un torero de valor verdadero ya desde el pase cambiado que aperturó faena. El novillo tampoco acabó de entregarse pero el joven torero, con gran serenidad, se dejó llegar los pitones muy cerca en otra labor de mucho corazón, rematada de una gran estocada.

Aún más incómodo resultó el tercero, utrero con el que debutaba con los montados el venezolano César Valencia. Áspero y geniudo, el astado tendió a soltar la cara al final de cada muletazo, que tomó a regañadientes y sin ninguna entrega. Valencia anduvo dispuesto y se lo quitó de enmedio con solvencia. El sexto aun medido de raza embistió humillado y con buen son, cualidades que aprovechó Valencia para hilvanar al final de la faena un par de series con la zurda de largo trazo. Lo estropeó todo con la espada.

 Plaza de toros de Las Ventas. Cuarta Novillada de Promoción. Un tercio de entrada. Novillos de La Guadamilla, serios, de distinta conformación y variado juego. Destacaron primero y sexto, con clase y sin fuerza el cuarto. Mas deslucidos los restantes. Fernando Adrián, ovación tras aviso y leve petición y ovación; Juan Leal, silencio en ambos y César Valencia, que debutaba con picadores, silencio y silencio tras aviso..