Browse By

Del Álamo pide paso en su alternativa, en Mundotoro

Publicado en Mundotoro | 25-07-2011

Santander (España). El toricantano Juan del Álamo ha estrenado su condición de matador de toros con una Puerta Grande en el tercer festejo de Santander. El salmantino encontró premio a su táctica atacante y desorejó al sexto y, aunque quizá esa segunda oreja fue excesiva, sirvió de compensación a la no otorgada por su faena al primero. Otra ha cortado Miguel Ángel Perera tras una labor impecable al quinto toro de la seria y variada corrida de Jandilla, con la que El Juli, profesional, fue ovacionado.

Juan del Álamo salió al ataque en el sexto. Una larga cambiada y un quite por navarras, los previos a una faena muy entregada basada en esa táctica; atacar al de Jandilla, que tomaba mejor los primeros muletazos que los siguientes. Enganchó y tiró del toro el salmantino y tras una entera obtuvo las dos orejas, de la cual la segunda pudo compensar la que no recibió en su primero. Al toro de la alternativa, de nombre Corregidor, lo lidió a la perfección. El jandilla tuvo buena condición pero que se quedaba a partir del tercer muletazo de cada tanda. Del Álamo sufrió un puntazo en el muslo izquierdo al inicio de faena, pero no se arredró y llevó en todo momento enganchado al animal, conduciéndole la embestida. Pinchazo hondo y vuelta al ruedo tras petición de una merecida oreja.

Miguel Ángel Perera estuvo sencillamente impecable con el quinto, al que no se podía sacar más de lo que hizo el extremeño. El animal, muy bien presentado -como sus hermanos-, fue bueno pero le faltó fuerza y Perera le hizo dos faenas: una mientras aguantó el toro dejándole venir de lejos a su aire, sin obligarlo y otra cuando se quedó muy corto. Ahí citó muy de cerca, entre los pitones, y se lo llevó muy lejos. Remató de un gran espadazo y cortó una oreja. El tercero fue un toro malo, con peligro ante el que el esfuerzo grande de Perera no halló respuesta. El animal derrotó siempre por el pitón derecho y quiso coger al torero por el izquierdo.

El Juli saludó una ovación a la caída del segundo, un animal de muy buenas hechuras, bajo y con trapío, con el que estuvo profesional. Una clave era pulsearle para que no se cayese y el madrileño lo hizo, superando las dificultades del pitón izquierdo -por donde reponía ante lo que había que perderle pasos- y muleteando con limpieza y buen trazo. Se pegó un arrimón al final, pero entre la espada y el descabello perdió una segura oreja. El cuarto, más fino de tipo, apenas tuvo fuerza ni raza. El Juli lo intentó largo rato y aunque estuvo muy medido, el animal claudicaba.

Ficha del Festejo

Plaza de toros de Santander. Tercer festejo de la Feria de Santiago. Con lleno se lidian toros de Jandilla, de buenas hechuras y con trapío y de juego dispar. El Juli, ovación y silencio y Miguel Ángel Perera, silencio y oreja y Juan del Álamo, que toma la alternativa, vuelta al ruedo tras petición y dos orejas. Del Álamo se ha doctorado con el toro Corregidor, de 10 de 2006, negro mulato de capa y 516 kilos.